Show More

Terapia Sistémica familiar.

Algunos problemas que pueden manifestarse en una o más personas a modo de síntomas, generación de conflictos, dificultad en las relaciones... se originan, se sostienen y afectan al núcleo familiar como sistema relacional que comparte una determinada visión del mundo. Las causas pueden provenir de un miembro familiar, que puede no ser el mismo que expresa los síntomas; de un acontecimiento vital que provoca una ruptura del equilibrio del sistema familiar (un nacimiento, una enfermedad, un fallecimiento, la pérdida del empleo principal que sustenta la economía familiar...) o del establecimiento de un sistema de valores y creencias complejo e insuficiente que puede no ser apto para adaptarse a las exigencias sociales.

Discapacidad y familia.

La discapacidad de un miembro de la familia es una circunstancia de gran impacto en el sistema familiar. Son múltiples los problemas a los que hay que enfrentarse: no aceptación, culpabilidad, problemas de autoestima, discriminación, posible pérdida de entorno social, estigmatización, carencia de recursos personales e institucionales, aislamiento, miedo, incertidumbre, no tener un diagnóstico o por el contrario, tenerlo, no saber qué hacer, cómo cuidar, cómo educar...

Es muy importante ayudar a la familia, sobre todo, en la primera etapa. Centrarse en la unidad familiar y no  únicamente en el miembro con discapacidad es la clave del éxito. La normalización comienza en el seno familiar, desde la aceptación, la desaparición de la culpa, la regulación de las relaciones familiares, la información, la gestión de los recursos disponibles y el acompañamiento y guía del proceso de reajuste, necesario para "vivir en familia y contribuir a la sociedad".