Show More

Abordaje del estrés y la ansiedad.

El estrés es el producto entre una situación potencialmente estresante y las variables personales relevantes. Esto quiere decir que lo que a uno le produce estrés, a otro no le inquieta lo más mínimo.

Las variables personales relevantes se refieren a los patrones de conducta, los estilos de afrontamiento, los valores, las creencias, las actitudes, los recursos personales, los apoyos sociales…

La somatización es la expresión del estrés a través de síntomas físicos.

El cuerpo y la mente no pueden vivir un estado incongruente, así que el cuerpo manifiesta los estados que experimentamos por dentro mantenidos en el tiempo: preocupaciones, tensión, miedos… "El cuerpo lleva la carga".

 

Por tanto, el síntoma es adaptativo y coherente: cómo podríamos estar bien de salud si lo estamos pasando fatal? Eso no tendría sentido, sería como no tener dinero y usar un Ferrari como utilitario. Así, cuando el estrés se mantiene en el tiempo, afloran nuestros puntos débiles, el organismo se resiente y perdemos la energía dejando paso a la enfermedad.

La reflexión principal: "el estrés es un lujo que no nos podemos permitir".

 

El abordaje pasa por trabajar en terapia profesional como estrategia básica para poder poner en juego todos nuestros recursos.